6 de marzo de 2013

Lo que sucede cuando te vuelves en un "Post-it adicto"

Un poco de historia...

Cuando en 1968 el señor Spencer pasó a engrosar la larga lista de científicos que habían acometido experimentos fallidos, nunca pensó que el intento frustrado de crear un adhesivo potente acabase resultando uno de los mejores inventos del siglo XX; y es que, de ese adhesivo que pegaba poco y mal, no fueron pocos los que fueron capaces de ver las variadas y múltiples funciones que tenía. He ahí el primer post-it.

http://goo.gl/z6YRA
El nacimiento del post-it ha supuesto una genial herramienta para organizar nuestra información diaria, especialmente para decir a nuestra novi@ que esa noche no nos apetecía hacer la cena, tal y como pregonaba el post-it que colgaba de la puerta del frigorífico: 
Estoy muy cansad@. Hazte hoy tú la cena. Te quiero mucho.

Y el ordenar sugerir a tu novi@ que se haga la cena esa noche, no es más que una de las funciones que tiene este pequeño papel rectangular de color amarillo (una forma y un color al azar de otros muchos). Os sorprendería saber si os digo que las funciones de un post-it del actual mundo 2.0 se ha diversificado tanto que nos permite conocer a otras personas, discutir, hacer lluvias de ideas, mirar fotografías y vídeos, crear hiperenlaces a otros sitios webs o, incluso, enseñar lenguas extranjeras. Culpa de ello lo tiene Padlet y su revolución en la concepción del post-it.

Padlet: el post-it 2.0

El servicio es completamente gratuito y si ya disponemos de una cuenta en Gmail, crear un "wall" o muro para empezar a pegar nuestros primeros post-its será cuestión de segundos.
http://images.cdn.fotopedia.com/flickr-4625578444-hd.jpg
El post-it 2.0 posibilita escribir no solamente un número de caracteres ilimitados, sino también añadir un enlace URL, subir un archivo, o sacarnos una foto con la webcam y añadirla instantáneamente a nuestro post-it. Además, tenemos la posibilidad de difundir tanto el post-it como el muro a través de Facebook, Twitter o Google plus, entre otros servicios; eso sí, primero debemos marcar nuestro muro como "público", porque este servicio también ha sabido compaginar las condiciones de privacidad con las múltiples opciones de difusión de las que dispone.

La comunidad de Padlet ha crecido tanto, que los mismos programadores se han visto obligados a incluir nuevas posibilidades en la organización de muros, incluyendo nuevas herramientas como la etiquetación o la comunicación vía correo interno entre los creadores de los muros. 

Cómo os podréis imaginar, las utilidades de esta herramienta con casi infinitas: todo depende de la imaginación que tengamos.

Para ir avanzando algo, os recomiendo echar un vistazo al Ticcionario que se ha ido confeccionando en clave humorística. ¡Seguid experimentando y comentadme vuestras nuevas ideas!







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada