Las TIC y su relación con la enseñanza

 
 
 
Las TIC es uno de los temas más actuales y ampliamente discutidos en muchos ámbitos de nuestra vida. A pesar de ello, podemos decir con certeza que las TIC adquieren no solamente un especial significado cognitivo en la actual sociedad de la información, sino también se convierten en una poderosa y transformadora fuerza en la organización de su actividad vital. Sin TIC no podríamos imaginar las actividades exitosas de la nueva sociedad y la formación de esta sociedad informativa sin duda es esencial en el desarrollo de la sivilización del siglo XXI.

 La solución del problema que existe en la integración de las TIC en la enseñanza se basa en buscar enfoques y determinar contenido de la educación, que puedan proporcionar una nueva calidad de desarrollo profesional y personal de los estudiantes. Estos enfoques tienen que orientarse principalmente en la elaboración de los métodos de mejoramiento de la educación basada en las TIC.

Una nueva visión sobre la formación de un especialista en la enseñanza significa la formación de unas competencias profesionales y no solo la transmisión de la información. Las competencias profesionales consisten en saber tomar deciciones en situaciones de incertidumbre, crear proyectos y estar capacitado para emplear las TIC en la propia actividad profesional. Lo característico de nuestro tiempo es que en él se cambian de una forma bastante drástica las posiciones de la vida, se reinterpretan los valores habituales. Vivimos en el siglo XXI - era de la información y cambios globales en la vida de la comunidad mundial. Esto significa que en la nueva sociedad saldrá a la luz no la capacidad de desarrollar un simple cojunto de operaciones no un buen aprendizaje), sino el hecho de saber aprender y sobre todo tener la capacidad hacia la reorientación de su aprendizaje (hacia la reenseñanza), porque sólo las personas que son capaces de volver a aprender de nuevo varias veces a lo largo de su vida, serán eficaces y competitivos en el mercado laboral. En otras palabras, el mundo exigirá  a aquella persona que   tendrá una característica específica que es la capacidad hacia la reenseñanza, hacia los cambios y la autotransformación.
Aquí surgen algunas preguntas: ¿está el hombre preparado para tales cambios?, qué sistema de valores  hay que formar en el hombre para que no se encuentre en un estado de choque ante la complejidad y diversidad del mundo?, ¿cómo debe ser la formación en estas condiciones?, cómo debe cambiarse el núcleo de esta formación?

Hay que ampliar la accesibilidad hacia la educación mediante la aplicación de las TIC, pero con esto entendemos no tanto la ampliación de la accesibilidad, sino también proveer una educación flexible y continua. Se debe cambiar la calidad de la educación con el reforzamiento del papel de la enseñanza con una base de uso activo de las TIC con educativos recursos adicionales.
 
A pesar de todo e independientemente del grado de la integración de las TIC en el proceso educativo, los personajes principales siguen siendo el profesor y el alumno. En este sentido la relación que se establece entre ellos es esencial. Es importante también el interés del estudiante  hacia el proceso educativo, puesto que en el caso de no tenerlo, ningúna tecnología  será capaz de obligarle a aprender, puesto que no ofrece formas hechas, sino herramientas para aplicarlas en el aprendizaje. Lo ideal sería si en el proceso educativo estarían implicados activamente tanto el alumno como el profesor con una mente abierta para utilizar diferentes herramientas y desarrollar diversas formas de aprender, haciendo que el aprendizaje sea más fructífero. El papel primordial del profesor en este caso es preparar a los estudiantes al presente y al futuro, fomentando sus competencias linguisticas y digitales.

Tanto el profesor como el alumno deben ser concientes de la importancia que tienen actualmente las TIC, recurrir a los servicios digitales que nos puede ofrecer la web 2.0, intentar entenderlos, usar y aplicar de una manera apropiada y eficaz con unos objetivos y unas finalidades claras en la enseñanza-aprendizaje.

Por lo tanto no hay que negar apriori estos servicios digitales, sino probarlos y experimentar con ellos con el fin de descubrir de qué manera se pueden aplicar y cómo hacerlos útiles para la enseñanza de lenguas extranjeras. También es importante saber variar diferentes herramientas en clase y no centrarse sólo en un uso exclusivo de las TIC ni tampoco dejarlas completamente de lado, siempre teniendo en cuenta el papel del alumno, sus competencias previas, sus intereses. Con eso quiero decir que hay que ser críticos y saber lo que se puede hacer sin TIC o lo que es mejor hacer con TIC. De todas formas, el profesor tiene que transmitir tanto los conocimientos lingüísticos como digitales para que el alumno pueda desenvolverse de la mejor manera posible en diferentes entornos sociales, desarrollando así sus diferentes competencias.

Dicho todo esto, pienso que es importante que se imparta la asignatura de las TIC tanto para los estudiantes como para los futuros profesores con el fin de intercambiar y compartir sus experiencias en su competencia digital, ya que es así como podemos mejorar la enseñanza en general, en nuestro caso la enseñanza de E/LE.

Para finalizar, os dejo aquí un enlace de un corto vídeo que se titula Las TIC ¿para qué en educación? 

 

Comentarios