18 de marzo de 2013

El PLE en el mundo ELE



Como bien es sabido, la sociedad se caracteriza por estar en constante cambio, pero actualmente esos cambios se han incrementado y acelerado con el uso cada vez mayor de las TIC  en todos los ámbitos. Para no sufrir un aislamiento laboral y ni social, las personas tenemos la necesidad de estar actualizándonos permanentemente, y así, no quedarnos atrás. Incluso los tecnófobos o las personas más reticentes y contrarias a los avances tecnológicos acaban por sucumbir a ellas.

De manera consciente vamos eligiendo las herramientas, recursos o fuentes de información que están a nuestro alcance o que podemos usar con mayor facilidad y que más se adaptan a nuestras necesidades. Es así, como de manera inconsciente vamos creando nuestro PLE “Personal Learning Enviroment“, nuestro entorno personal de aprendizaje o forma de aprendizaje mediante el uso, principalmente, de las herramientas o aplicaciones que nos ofrece Internet.

Utilizo el término “inconsciente” porque yo tenía un PLE sin saberlo, o más bien sin saber que todos estos elementos se agrupaban bajo este concepto. El hecho de conocerlo y tomar consciencia sobre él me ha hecho reflexionar y animarme a escribir mi entrada al blog sobre este tema en concreto.


El PLE se caracteriza por ser dinámico, flexible, abierto y estar en constante proceso de cambio. Cada sujeto decide que elementos forman parte de su PLE: instrumentos, herramientas, recursos o redes personales de aprendizaje PLN “Personal Learning Network”. Por lo que su PLE es individual y se irá modificando a medida que éste vaya haciendo uso de nuevos elementos en función de sus necesidades o circunstancias.

Cada vez más, tenemos que considerar que este tipo de aprendizaje, denominado informal, es tan válido como el formal (enseñanza reglada) o el no formal (enseñanza no reglada) y aprovechar el potencial que tiene. Este tipo de formación facilita considerablemente el proceso de aprendizaje permanente en la red (conectivismo social) del cualquier sujeto tanto en su vida personal como profesional. En este sentido nuestra forma de aprender está cambiando, de ahí que sea más necesaria la adquisición de las competencias básicas de autonomía en iniciativa personal y aprender a aprender, las cuales requieren el desarrollo de nuevas estrategias.

En la enseñanza de lenguas, este concepto nos es útil para hacer consciente al estudiante de su forma o estilo de aprendizaje. La toma de conciencia del propio aprendizaje es el primer paso para conseguir el aprendizaje autónomo por el que aboga el Marco común europeo de referencia para las lenguas: aprendizaje, enseñanza y evaluación (MCER). El mismo apunta que “cuando la enseñanza termina, el aprendizaje posterior tiene que ser autónomo. El aprendizaje autónomo se puede fomentar si «aprender a aprender» se considera un aspecto principal del aprendizaje de idiomas, dirigido a que los alumnos se hagan cada vez más conscientes de la forma en que aprenden, de las opciones de que disponen y de las que más les convienen. Incluso dentro del sistema institucional dado se puede conseguir que, poco a poco, los alumnos elijan los objetivos, materiales y métodos de trabajo en función de sus propias necesidades, motivaciones, características y recursos”.

Actualmente, y gracias al uso de las TIC, el aprendizaje autónomo de segundas lenguas tiene muchísimas más posibilidades que hace 10 años, ya que infinidad de recursos están a nuestra disposición, dando acceso y ofreciendo input significativo y contextualizado de cualquier lengua. Además, propician la integración de las cinco destrezas (Comprensión Escrita, Expresión Escrita, Comprensión Oral, expresión Oral e Interacción) en procesos comunicativos reales.

Por otra parte, aplicando la tarea de diseño y realización del propio PLE en el aula, como hemos hecho nosotros/as, se le da la posibilidad al alumnado de reflexionar sobre su estilo de aprendizaje para que tome conciencia de él y ofreciéndole total libertad en su diseño y elaboración, por lo que se fomenta el desarrollo de la creatividad. De esta manera se convierte en un agente activo en su proceso de enseñanza-aprendizaje, ya que toma decisiones, planifica y se autoevalúa constantemente. Obtendremos como resultado diferentes modelos, puesto que el PLE es distinto en cada persona. A los estudiantes les será de gran utilidad al comparar el suyo con el de sus compañeros y compañeras, ver qué instrumentos emplean los demás que desconocían y les puedan ser de utilidad.

Cuanto más acceso tenemos a diversos recursos que nos sirven de fuente de información y conocimiento, más caminos tenemos por descubrir y recorrer, en función de nuestros intereses y con total libertad de elección.

4 comentarios:

  1. Me alegra saber que se está hablando de PLE en el Máster. Echo de menos algún enlace o referencia ;)

    Saludos,
    Lola Torres
    http://www.nodosele.com/blog/

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que el tema del PLE llama mucho la atención. Gracias por tu publicación!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué buena entrada Rosana!
    Muy interesante.
    Lola, aquí te dejo el link que echas en falta.
    Saludos.

    http://www.youtube.com/watch?v=PblWWlQbkUQ

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar