TAKE IT EASY


      Que Internet y las nuevas tecnologías han revolucionado el mundo es algo innegable. Que este nuevo mundo debe entrar en la clase de lenguas, evidente. Pero que el uso de las TIC es per se motivador para el estudiante es, cuando menos, discutible. De hecho, la motivación no es ni una característica intrínseca a las nuevas tecnologías ni un argumento suficiente para defender su inclusión en la enseñanza de lenguas. Y conste que considero esencial la incorporación de las TIC en la enseñanza, pero creo que, además de las innumerables ventajas que aportan, también han de tenerse en cuenta los posibles efectos negativos que pueden tener en profesores y alumnos.

      ¿Cómo podemos, por ejemplo, los profesores de lenguas, combatir la ansiedad que provocan las TIC en nuestros estudiantes? Y lo que es más difícil, ¿cómo podemos combatir la ansiedad que nos genera a nosotros mismos?  
        A lo largo de mi trayectoria como estudiante de lenguas, he sentido en numerosas ocasiones esa angustia provocada por mi escaso dominio de las nuevas tecnologías. Ahora que casi he cambiado de rol y estoy a punto de convertirme en profesora, creo que es importante que los docentes reflexionemos sobre este tema y pensemos cómo podemos ayudar a nuestros alumnos a combatir este sentimiento tan negativo y perjudicial.

            En primer lugar, debemos motivar a los alumnos desmotivados, valga la redundancia. Para ello, tenemos que hacerles conscientes de la utilidad y las ventajas de las nuevas tecnologías. Sin embargo, no debemos exagerar la importancia de las TIC ni dramatizar el efecto de no dominarlas, ya que esto no hace sino empeorar el estado de nerviosismo de los alumnos menos aventajados. Acompañar a nuestros estudiantes paso a paso intentando demostrarles que todo es más sencillo de lo que creen les ayudará a aumentar progresivamente su confianza y autonomía. Tienen que creerse que son capaces, que –con calma y paciencia- lo conseguirán. Para ello es fundamental que no demos nada por hecho, que seamos conscientes del punto del que parten, de lo que saben y no saben hacen y que ellos se sientan acompañados y guiados en su proceso de aprendizaje.

          ¿Y qué hacer, por otro lado, para reducir nuestra propia ansiedad como profesores? Nuestra primera labor es la formación y el reciclaje. Debemos conocer las nuevas tecnologías, utilizarlas y estar al día de los continuos cambios. Y lo debemos tomar como una obligación. De la misma manera que tenemos que entender el subjuntivo, tenemos que entender twitter. Nos guste o no. Es importante, además, que perdamos el miedo a que nuestros alumnos sepan más que nosotros. Esto no tiene porque ser una desventaja, solo hay que saber llevarlo. Acordémonos, ya no somos fuente única de conocimiento. Por otra parte, debemos saber pedir ayuda, ¡equivocarse es humano! Y, por último -y lo más importante- debemos tener ganas. Ganas de aprender, de renovarnos y, también, de vez en cuando, de desesperarnos. Take it easy! 



A continuación, os dejo un vídeo. Recordemos. Con las TIC, no todo vale
¿Alcanzaremos todos la fase de innovación?


Imágenes extraídas de:
-www.laansiedad.net
-aprendiendoadibujararquitectura.blogspot.com
-espanol.istockphoto.com

Vídeo extraído de:
-www.youtube.com
 



Comentarios