19 de marzo de 2012

¿Facebook en clase? Sí, ¡por favor!

Tengo que confesar que soy un adicto al Facebook. Lo consulto todos los días, incluso varias veces, comparto fotos, subo videos, comento los estados de mis amigos, chateo y, recientemente, incluso adjuntos documentos a los mensajes que escribo a mi compañeros de clase en vez de utilizar el correo electrónico. Desde que me abrí una cuenta, ya hace cerca de 7 años cuando estaba de Erasmus en Inglaterra, poco a poco he ido enganchándome. Ya desde entonces era la mejor forma para quedar con mis amigos, hacer invitaciones para fiestas e incluso estar al día de lo que tenían pensado hacer. Una ventana al exterior que me hacía leer y escribir en otra lengua distinta a la mía y esforzarme para que me pudieran comprender. En inglés me registré, en inglés eran mis comentarios de las fotos y en inglés escribía mis estados. 

Si hace poco me hubieran preguntado si dejaría a mis alumnos utilizar el Facebook en clase, hubiera dicho rotundamente que no. Ahora, incluso les animaría a que se crearan una cuenta como grupo  o les plantearía actividades utilizándolo en clase. Ahora que miro hacia atrás, me doy cuenta de las infinitas posibilidades para el aprendizaje formal e informal de segundas lenguas de esta red social. ¿Por qué no explotarlo en nuestras clases de español? 

Estas son algunas de las ventajas más claras e interesantes sobre su uso, muchas de ellas extraídas de aquí:

1. Permite la interacción entre los compañeros de clase y el profesor. Por ejemplo, mediante la creación de grupos sobre algún tema de interés para los alumnos.

2. Nos permite concentrarnos en, no enseñar el idioma, sino en hacer cosas con el idioma. En este sentido, la creación de comunidades virtuales con un propósito real hace que el aprendizaje sea más significativo. Por ejemplo, el simple hecho de crearse una cuenta, organizar una excursión, crear un evento para invitar a tus amigos a tu fiesta de cumpleaños, etc.

3. Permite desarrollar el aprendizaje colaborativo y ofrece una mayor flexibilidad en relación al lugar y el tiempo, puesto que la clase continúa más allá del aula. Por ejemplo, la creación entre varios miembros de un perfil de algún personaje conocido.

4. Es una herramienta muy motivadora, gratuita y fácil de usar que los alumnos consultan varias veces al día. Por ejemplo, puede ser útil para que el profesor cuelgue páginas web que los estudiantes pueden utilizar para trabajar en casa, suba información sobre actividades culturales que puedan interesar al alumno, cambios de horarios, etc.

5. Como ya expliqué en mi caso, favorece un contexto motivador para la práctica de la lectura, la escritura y la comprensión auditiva, desarrolla la competencia sociopragmática en la lengua meta y da visibilidad a los trabajos de los estudiantes.

¿Se les ocurre más ventajas? ¿Y desventajas? ¿Cómo utilizarían Facebook en el aula?




6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Aconsejarías que el profesor se crea una cuenta especial que pueda mostrar a los alumnos, o su cuenta de todos los días? Y los alumnos? Los haría crear una página especial para las actividades de clase, en la lengua meta?

    ResponderEliminar
  3. Yo optaría por utilizar la misma cuenta. Creo que es mucho más usable... el hecho de acceder con perfiles diferentes en función de lo que quieras hacer le quita funcionalidad a la herramienta. El alumno accede a su facebook y puede tener diferentes grupos dentro del mismo... uno de los grupos sería el grupo de clase. En esta línea sería muy importante tener en cuenta los temas de privacidad de las publicaciones...

    ResponderEliminar
  4. Jesús, 7 años se dicen rápido... ;)

    A mí FB me despierta sentimientos encontrados. Por un lado, recogiendo las palabras que dijo Guillermo Gómez en el encuento ELE de este año, yo controlo la seguridad de FB y sé lo que pueden y no pueden ver mis alumnos, pero ellos pueden no tener ese control y no me parece justo que estén compartiendo conmigo sus fotos de borracheras los fines de semana.

    Siempre quedará hacerse otra cuenta, como dice Virginie. Hombre, puestos a formalizar (hacer una cuenta especial para clase) lo que se supone que intenta ser un aprendizaje informal, vayamos a edmodo, ¿no?

    En el encuentro ELE también hubo un debate sobre esto y solo logré sacar dos actividades que me parecieron relevantes y auténticas: una era organizar un evento a través de FB (con la aplicación esta de invitar...) y el otro era poner en contacto a nuestros alumnos con alumnos de países hispanohablantes.

    Pero, como he dicho al principio, a mí FB para clase no me acaba de convencer...

    Un abrazo,

    Laura

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias por los comentarios!

    Virginie planteaba la pregunta de si utilizar el perfil de los alumnos o el del propio profesor para clase. Creo que está en mano de cada uno decidir qué hacer. Yo en particular no utilizaría mi cuenta, no porque tenga nada que ocultar, pero sí que me gusta separar lo profesional de lo personal. En cualquier caso, conozco a profesores que utilizan su cuenta con los alumnos.

    Laura. Es cierto que FB a veces palntea dudas por muchas cuestiones que tú has remarcado. De todas formas, creo que tenemos que tener en cuenta que esta red social va añadiendo cada vez más funcionalidades profesionales para la educación y por tanto su uso puede ser muy ventajoso e incluso imprescindible para el futuro. ¿Quién se imaginaba hace unos años que las empresas utilizarían esta herramienta para darse a conocer? o ¿Quién nos hubiera asegurado que después de nuestra Erasmus hubieramos seguido en contacto sin FB? Por el momento, ya que todavía no he tenido la oportunidad de usarlo en clase, lo que parece muy interesante es la nueva vía de comunicación que se establce más allá del aula.

    ResponderEliminar
  6. Aunque la propuesta de utilizar a facebook como una herramienta en el aula ELE me parece creativa, no me acaba de convencer totalmente ya que todavía no podremos asegurarnos de que los alumnos realizarán las actividades que les asignemos en español y no en su lengua materna a menos de que estemos presentes. Son estos aspectos los que limitan nuestro control sobre el uso de Facebook pero aun así no me abstendría de diseñar una actividad o dos que involucre cualquier social network.

    ResponderEliminar