22 de marzo de 2007

Profesora por videoconferencia en Japón

Por lo general, el uso de la videoconferencia en la enseñanza todavía es muy limitado. Se suele emplear para evitar el desplazamiento del profesor o del alumno a otra ciudad, para la realización de exámenes, o bien en proyectos de corta duración. Para más información sobre estos últimos, os recomiendo consultar la entrada de Nadia del 26 de noviembre de 2006 o la página del Proyecto de videconferencia de la Universidad de Utrecht (2006).

Mi intención en esta entrada no es teorizar sobre los usos de la videoconferencia en la enseñanza de lenguas sino contaros mi experiencia personal en este campo. Cuando era pequeña y oía decir que en el futuro nos comunicaríamos por videoconferencia, no daba mucho crédito a mis oídos... ¡Quién me iba a decir a mí que tiempo después pasaría casi cinco años dando clase de español por videoconferencia en Japón!

Durante ese tiempo, formé parte de un equipo de 600 profesores de inglés, francés, italiano, español, alemán y chino que había empezado su andadura en 1999 con poco más de 20 personas al frente. Debido a las características de la sociedad japonesa actual, este sistema goza de bastante éxito y es muy popular. Tanto, que las clases se ofertan durante las 24 horas del día y a lo largo y ancho del país. Imaginaros por un momento como sería tener en una misma clase a un jubilado de 65 años que esté en Canarias, a un estudiante de 22 que esté en una escuela de Alcalá de Henares, y a una ama de casa que esté en Barcelona, sentada tranquilamente en el sofá de su casa, y con su gato al lado.

¿Qué os parece este tipo de enseñanza? ¿Qué tipo de interacción creéis que se produce? ¿Qué inconvenientes y qué ventajas le véis? ¿Creéis que en el futuro crecerá el número de “profesores virtuales”?

2 comentarios:

  1. ¡Hola Núria!

    Me parece todo un cierto que se ofrezca este tipo de enseñanza ya que permite cubrir mejor las necesidades de ubicación y de horario de los estudiantes.
    En cuanto al tipo de interacción, debe de ser parecida a la que se genera en el aula: con el profesor y con el resto de videoconferenciantes.
    Creo que este tipo de cursos virtuales van a ir en aumento, por lo que debemos estar preparados para dar clases también en este medio.

    ResponderEliminar
  2. Claro que la gente no está acostumbrada al medio. Me parece estupendo para cubrir otros huecos pero nada como el mano a mano personal. Seguimos siendo de carne y hueso.
    Ah pregunta: es verdad qeu en Japón las vacaciones son de una semana?

    Un cordial abrazo!

    ResponderEliminar