22 de marzo de 2007

¿Pueden los ordenadores acabar suplantando al profesor?



Me acuerdo la primera vez que toqué el tema de la nuevas tecnologías en la educación. Fue en la clase de una asignatura en mi universidad que se llamaba "Nuevas tecnologías en la enseñanza de las lenguas", cuando la profesora nos preguntó, si creíamos que dentro de pocos años, en vez de leyeramos libros en papel los leyeramos en libro digital. La mayoría de mis compañeros contestaron cascasi irreflexivamente, que para ellos era un tema de tiempo y este resultado era inevitable puesto que la tecnología se desarrolla en un modo tan rápido. Considerándome bastante moderna y poco tradicional mi respuesta podría caracterizarse por romántica y poco contemporánea puesto que para mi un libro en papel no se amenaza de sustituirse por un libro digital o un portátil. No podía imaginar que existieran personas que puedan disfrutar un libro literario o las noticias de un periódico leyéndolo por un portátil. Hasta hoy tengo la misma opinión y creo que es algo que no va a cambiar digan lo que digan las personas que hablen de la influencia de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana.
La misma creencia tengo sobre el rol del profesor hoy en día que las nuevas tecnologías han entrado al aula de ELE. No creo que se disminuya la importancia del profesor ahora que la tecnología ha cambiado todos los aspectos de nuestra vida, la forma de trabajar, de vivir, de comprar y en nuestro caso de enseñar y de aprender.
El profesor es un factor esencial en la enseñanza que nunca podrá ser sustituido por ningún elemento tecnológico. Éste es el que mejor va a conocer a sus alumnos y sobre todo el que puede evaluar mejor las características de su aprendizaje, las dificultades que pueden tener y sus necesidades.
La clase de la lengua extranjera no se va a desaparecer, el aprendiente siempre necesita un guía que pueda aumentar su motivación, es decir, el profesor, solo éste le presentará más recursos y vías para la interacción. Yo los profesores que recuerdo por su manera de enseñar, no era porque me enseñaron en un modo innovador sino porque me motivaron en aprender mejor esta lengua. Y claro todo eso a través de las herramientas que cada uno tuvo en su disponibilidad. (pero bueno era algo segundario).
Los ordenadores son sólo un instrumento y las ideas y filosofías educativas que un profesor tenga en su clase las aplicará cuando enseñe con ordenadores. Lo cierto es que los profesores tengan que replantear su modo de trabajar en clase.
Así para que podamos dormir tranquilos que la tecnología no es una amenaza para nosotros...
Hay otras cosas por las que tenemos que preocupar.
Dorothea

2 comentarios:

  1. Hola Dora! Si, ahora estoy de acuerdo contigo. También pienso que los ordenadores no pueden sustituir el profesor real, es verdad que son solo el medio de enseñanza y aprendizaje, aunque me parece que en 200 años todo pueda cambiar...Pero claro... nosotros podemos dormir bien, porque seguramente la era de los ordenadores inteligentes vendrá cuando ya no estamos en este mundo)

    ResponderEliminar
  2. Hola Dora!
    A lo mejor tienes razon, pero hay que ser un poco más flexibles.Creo y es curioso, que nuestro problema es que tenemos miedo de experimentar nuevas cosas. Si empezamos a utilizar la tecnología en nuestras clases, nos vamos a dar cuenta que es una herramienta muy valiosa y que por muy buena que sea no puede sustituir lo que es el contacto personal.

    ResponderEliminar