22 de marzo de 2007

LAS TECNOLOGÍAS DIGITALES Y LA EDUCACIÓN


¿POR QUÉ DEBEMOS INCORPORAR LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS DIGITALES EN LA ENSEÑANZA DE LENGUAS?


El surgimiento de las nuevas tecnologías digitales, a lo largo del siglo XX, se ha gestado en una sociedad caracterizada por el desarrollo y el avance en el área de las comunicaciones, estamos en “La era de las comunicaciones”. Esto ha permitido que estas nuevas tecnologías se configuren como medios de comunicación e información que han logrado insertarse en diversos ámbitos de la sociedad, influenciando nuestra forma de abarcar el conocimiento del mundo y de interaccionar con las personas. Si la lengua es el instrumento humano a través del cual los sujetos nos comunicamos, ¿podemos prescindir en la enseñanza de lenguas de una de las herramientas de comunicación más importantes de la sociedad actual? Nuestra labor como profesores además de ser académica es formativa y debemos procurar que los alumnos a los que estamos formando se puedan desenvolver eficazmente en el mundo y, específicamente, en el ámbito del lenguaje y las comunicaciones; por lo tanto, creo imprescindible que los profesores nos comprometamos con el conocimiento y los avances de nuestra realidad y los consideremos en nuestra práctica pedagógica.

Otra razón que justifica la incorporación de las tecnologías digitales en la enseñanza de lenguas es que “la utilización de las nuevas tecnologías puede favorecer un aprendizaje constructivo y significativo” (Trenchs Parera, 2001). La teoría constructivista plantea que la percepción y la comprensión son operaciones que los humanos realizan sobre la base de su experiencia. El aprendiz es quien construye sus conocimientos integrando los nuevos conceptos, ideas o información con los antiguos. Esta teoría confirma otras teorías sobre la adquisición de lenguas en las cuales se ve el aprendizaje como un proceso creativo personal en lugar de un producto enseñado por el docente. En la mayoría de los casos la misma naturaleza de las tecnologías facilita la creación de entornos que propician el aprendizaje constructivo. Por medio de los programas informáticos basados en la exploración, simulación y entornos virtuales se pueden crear contextos en los cuales los alumnos construyan conocimiento. Mediante las nuevas tecnologías se puede ofrecer al alumno otras oportunidades para explorar el lenguaje libremente y para elegir los propios materiales de aprendizaje y el ritmo al que ese aprendizaje se realizará.

De acuerdo con lo planteado por Trenchs Parera, la utilización de programas informáticos producidos específicamente para el aprendizaje de las lenguas puede introducir en el entorno del aprendizaje de lenguas más cantidad y variedad de input y aportar distintos modos de acceder a la información y, por tanto, potenciado un aprendizaje individualizado. Además, según las teorías comunicativas del lenguaje, la comunicación auténtica es una condición indispensable para un eficaz aprendizaje de la lengua. La comunicación auténtica es la que tiene lugar con los hablantes nativos de la lengua meta, y también la que se lleva a cabo con otros aprendices de esta lengua. Las nuevas tecnologías –correo electrónico, los chats o la World Wide Web- facilitan el fluido de la información y la comunicación y, por lo tanto, esas interacciones necesarias para el aprendizaje significativo de la lengua.

En conclusión, las nuevas tecnologías permiten llevar a cabo una enseñanza basada en la experiencia directa con un modelo de aprendizaje activo de construcción de esquemas cognitivos que está potenciado por la interacción social y que se basará en la utilización significativa del lenguaje.

Finalmente, quisiera comentar que como profesora de lenguaje y comunicación y de acuerdo con los argumentos planteados anteriormente, creo que los educadores no debemos prescindir o desconocer el inmenso potencial que poseen las nuevas tecnologías al ser utilizadas como herramientas que permiten desarrollar aprendizajes significativos. Sin embargo, debemos ser conscientes de que no basta con proponer y promover el uso de las tecnologías, sino que es necesario además que seamos conscientes de las dificultades y problemáticas que surgen al momento de incorporarlas a nuestras prácticas didácticas; no todos los profesores sabemos utilizar y manejar las nuevas tecnologías, no todos los centros educativos cuentan con los recursos económicos necesarios para implementarlas, no todos los alumnos las conocen y las manejan porque no todos hemos tenido un acceso tan fluido a este mundo virtual. Por ello, quisiera concluir mencionando que no basta con decir que existen las nuevas tecnologías y que están presentes en muchos aspectos de nuestra realidad, además es necesario que nos hagamos cargo, como sociedad, de la difusión de este conocimientos y reconozcamos que pasarán algunas generaciones antes de que esta nuevas tecnologías se conviertan, verdaderamente, en un realidad conocida, accesible y manejada por la mayoría de los sujetos que conformamos esta sociedad.