ClassDojo

ClassDojo es una aplicación dirigida especialmente a docentes de escuelas de educación primaria y cursos iniciales de secundaria. El objetivo principal es poder mejorar el comportamiento de los alumnos y reforzar las actitudes positivas a través de un sistema de puntos, pero como veremos a continuación, esta plataforma ofrece muchas otros opciones interesantes no solo para el profesor, sino también para los alumnos y sus familias.

Para acceder necesitamos crear una cuenta como docente o líder de escuela en la que se nos pide un correo electrónico. Si por el contrario somos estudiantes o sus familiares, necesitaremos un código QR que deberá facilitar el profesor.

Me centraré ahora en la cuenta de docente.

Una vez creada la cuenta deberemos seleccionar el colegio donde impartimos clases. De esta manera nos podremos conectar con el resto de profesores del centro que también disponen de cuenta en esta plataforma y tendremos acceso a la "historia del colegio", un muro (estilo Facebook) del colegio donde podremos postear y compartir fotos o vídeos de actividades que hacemos en el aula u otros comentarios de interés relacionados con la escuela.

Los padres con cuenta también podrán acceder a este timeline y, de la misma manera que en otras plataformas sociales, podrán indicar que les gustan las publicaciones o comentarlas y así dejar feedback de una manera muy sencilla. La ventaja de esta plataforma frente a otras es que todo queda en privado y en el ámbito escolar, es decir, solo las personas con código de acceso tienen permiso para acceder a la información de nuestro centro o incluso a la de la propia clase. Para algunas familias esto será mejor recibido que el uso de otras plataformas que son más abiertas y las fotos de sus hijos pueden ser vistas y compartidas por multitud de personas ajenas al entorno de la escuela.

Pero para que los padres puedan obtener su cuenta, primero debemos crear una clase virtual que contenga a nuestros alumnos. Cada uno de los alumnos será representado por un avatar en forma de monstruito. La función de estos avatares es cumplir el objetivo principal que he mencionado en la introducción de esta aplicación: mejorar la conducta de nuestros alumnos. Al lado de cada avatar saldrá una burbuja con un número que indica la cantidad de puntos de cada alumno. Estos puntos se consiguen a través de comportamientos positivos en el aula pero se pueden perder también mostrando un mal comportamiento.

Como usuarios de la plataforma tenemos la libertad de crear los ítems que permitirán a nuestros alumnos esta obtención de puntos y es posible llegar a un acuerdo con ellos según las necesidades del grupo: qué actitudes se premian, cuáles perjudican o incluso la cantidad de puntos que puedes recibir por cada una de ellas (de 1 a 5 puntos). A lo largo del curso es posible ir variando, añadir o quitar cualquiera de estos ítems, por lo que tiene total flexibilidad. Si compartimos nuestra clase con otros profesores del centro que también entren al aula (los especialistas, por ejemplo) podrán utilizar este sistema de puntos durante sus sesiones, es decir, no haría falta que cada docente que pasa por una misma aula tuviera una clase virtual distinta para su asignatura, sino que podrían acceder a la misma clase virtual cada uno desde su propia cuenta.


Desde aquí, además, podemos ponernos en contacto con los padres a través de mensajes directos y ellos pueden acceder al informe de sus hijos, por lo que pueden ver la evolución de su comportamiento. Los mensajes pueden ser enviados y recibidos en ambas direcciones.

Otras de las opciones que te permite esta plataforma son las siguientes: controlar la asistencia, formar grupos de manera aleatoria, un temporizador con cuenta atrás, un medidor de ruido o poder mostrar instrucciones o preguntas, como si de una pizarra se tratara. Lo ideal, pues, sería contar con una pizarra digital en el aula y poder proyectar la aplicación para que todos los estudiantes pudieran verla.
Una de las comodidades que tiene es que puedes sincronizar tu cuenta desde la aplicación en el móvil, por lo que no necesitarías tener que estar al lado del ordenador o la pizarra para utilizarla. Desde tu propio teléfono o tableta podrás realizar cualquier acción y simultáneamente se verá reflejada en el ordenador.

A parte de todas estas herramientas muy útiles para el docente, los estudiantes también pueden utilizar esta plataforma. De la misma manera que podemos facilitar un código QR para las familias, los estudiantes pueden obtener otro y disfrutar de su propia cuenta. Desde ella pueden subir fotos, vídeos, notas de voz o comentarios en otras opciones y crear así un portafolio digital de aquello que van aprendiendo en la escuela, el cual también podrá ser visto y comentado por sus familias. Disponer de una tableta en clase sería fantástico para poderlo utilizar en el aula.  Con este vídeo os podéis hacer un poco a la idea de cómo funciona:


Como hemos podido ver, ClassDojo tiene un interface muy fácil e intuitivo de navegar, tanto para nosotros, como para nuestros alumnos y familias. Como profesores de ELE puede ser que alguno de nosotros acabe trabajando con niños en centros escolares en otro país, así que conocer este tipo de herramientas puede ser muy útil, ya que motiva mucho a los alumnos y realmente puede ayudar en el comportamiento y las rutinas en el aula, algo que puede ser un poco difícil de manejar en algunas ocasiones.

Comentarios