29 de abril de 2015

El lado B -de Bueno- de la tecnología para la clase de español.

El lado B -de Bueno- de la tecnología para la clase de español.

¿TIC? ¿ELE? ¿Qué? La tecnología nos supera. Al menos ME supera. Aquí van algunas recetas fáciles y (espero) entretenidas para modernizarnos en clase.


Cuando pensamos en tecnología, el mundo parece dividirse en dos bandos: los que la aman y los que la odian.

    

Y en el medio estoy yo: una profesora de ELE de unos treinta y larguísimos años que a la fuerza debe amigarse con la tecnología porque se le ocurrió, en esta etapa de su vida, modernizarse en la enseñanza, sobrevivir en el mercado y –quizás especialmente- cursar un Máster llamado MULTIELE.

Cuando nos dijeron que teníamos que hacer una entrada a un blog para hablar sobre las TIC en la enseñanza de español, me dije: ¿YO? ¿Y ahora? ¿Quién podrá defenderme? El Chapulín Colorado definitivamente no… Al contrario e irónicamente la tecnología, y yo. ¿Justo yo que me leo hasta la letra chica de los contratos y cada palabra del manual de un iphone (sí, de un iphone, que es lo más amigable que hay para un ser ignorante anti-tecnológico como yo) tengo que aprender a usar herramientas? ¡No lo voy a terminar NUNCA! Pero acá estoy, en el medio: me fascina la tecnología porque la desconozco y por eso también la odio. Le temo porque no la entiendo y porque pienso que cualquier cosa que haga tendrá virus o me borrará todas mis fotos o se romperá así como así. Me atrae porque es un lujo y como lujo tengo que trabajar para tenerlo. La odio porque como lujo, no puedo tener tanto como quisiera. La amo porque cuando juego con ella puedo crear, divertirme y dejar que mi imaginación fluya. Y heme aquí con mis recursos  que comparto:

1) Crear un video para promocionar el lugar en donde están aprendiendo español. El video puede ir o no a un concurso. En mi caso: para practicar el imperativo recurriendo a imágenes propias. ¡Ojo! Es importante que vayan mostrando el progreso de casa en la clase.
Programas o apps: Windows Movie maker, sonny vega o imovie. Una vez finalizados los videos, pueden subirlos a un canal creado para la clase.
Lo Bueno: alumnos motivados, involucrados y si trabajan en grupo, cada uno con un rol. Y practican la lengua, en todo momento.
Lo mejor: Se puede continuar en contacto con los alumnos aún después de terminado el curso.
Este es uno que hizo uno de mis alumnos y modificó ya de vuelta en Estados Unidos:



2) Usar whatsapp o Facebook o incluso el simple contestador del celular.
Los chicos deben dejar un mensaje (escrito y grabado) en el grupo de la clase explicando por qué no van a ir al evento del sábado. Los compañeros responden. Esta es solo una idea.
Otra idea de whatsapp: La profesora organiza una salida y propone opciones. Los alumnos votan la que más les gusta y la justifican.
Lo Bueno: es auténtico, real, divertido, colaborativo

3) Google apps (presentaciones, documentos, etc): Se pueden crear historias, entre otras cosas, de manera colaborativa.
Lo Bueno: todos participan, el profesor  puede ver el proceso además del resultado.
Acá va un link de un video súper motivador. https://youtu.be/EIZO1JEmhqs


¿Y vos? ¿Alguna vez creaste algo en internet o en casa, como profe o como alumn@? ¿Ideas para mí?  :) 

Vos que sos profe, o vos que sos alumno, ¿tenés ideas para sugerirme? ¡Toda propuesta que facilite la vida de esta Profe de la era de las máquinas de escribir, y que haga de una clase algo más entretenido, es bienvenida! 

Si yo logré evolucionar y animarme a jugar, ¡cualquiera puede!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada