15 de marzo de 2010

¿Una imagen vale más que 1000 palabras?

Atrás quedaron los días en los que la pluma y el papel ocupaban un puesto relevante en nuestra sociedad. Actualmente, las pantallas y teclados dominan e incluso dirigen nuestro mundo, ya que hoy en día todo lo audiovisual juega un papel determinante. Por tanto, no es de extrañar que el uso de las nuevas tecnologías irrumpa con fuerza en las aulas de enseñanza de lenguas.

Investigando un poco por la web sobre herramientas 2.0 he ido a dar con un blog creado por Rosana Larraz, Mª Isabel González y Guillermo Gómez en el que recopilan y organizan materiales y recursos, entre otros, para fomentar la interculturalidad y promover la educación intercultural. Especialmente ha llamado mi atención una sección titulada El vídeo en clase. Una herramienta TIC, ya que considero que en la sociedad actual la reproducción de vídeo es una práctica muy habitual en las clases de E/LE. Ahora bien, ¿explotamos el uso de estas herramientas o simplemente nos limitamos a trasladar el papel a la pantalla? En dicha sección encontramos, además de muchas otros materiales, diferentes artículos que nos pueden resultar muy útiles para abordar en clase el visionado del vídeo, como por ejemplo El vídeo en clase: virtudes y vicios o Uso didáctico del vídeo en la web: potencialidades y requerimientos tecnológicos.

Además de presentaros la página web mencionada anteriormente, me gustaría presentaros brevemente una herramienta alternativa al Windows Movie Maker que se llama PhotoStage SlideShow Producer y que sirve para crear un vídeo con imágenes y música (el vídeo es mudo sólo se perciben las imágenes y las canciones seleccionadas). Dicha herramienta puede resultar un recurso muy útil en nuestras clases de español como lengua extranjera, o para la docencia de cualquier otra lengua, para, por un lado, despertar y desarrollar la creatividad de nuestros alumnos y, por otro, para motivar la expresión oral o escrita de nuestros estudiantes de forma interactiva, ya que se trata de trabajar a partir de lo que otros han hecho, en este caso sus compañeros, y ver una utilidad práctica a lo que ellos han producido además de compartirlo en la red para que otros se puedan beneficiar del trabajo realizado. Es muy importante tener presente que la práctica de la lengua no solamente está presente durante el proceso de “recepción” del vídeo, sino que todo el proceso de creación es tan o incluso más rico didácticamente que el recoger o interpretar mediante palabras lo narrado visualmente por los compañeros. Aquí os dejo un vídeo de muestra de lo que podemos obtener a partir de esta herramienta:



Esto es tan sólo una idea y seguro que se os ocurren cientos de actividades para explotar esta herramienta. ¿Alguna sugerencia?

1 comentario:

  1. A mí con esta herramienta se me ocurre que se podría montar una especie de foto novela pero en vez de con los diálogos escritos, incorporando la voz que va leyendo sobre las imágenes. Igual quedaría un poco "ortopédico" para estos tiempos :D pero es una idea que podría dar de sí ;)

    ResponderEliminar