30 de marzo de 2010

Tener un hijo, plantar un árbol, hacerte un blog


Para empezar, me gustaría confesar que jamás he sido una persona con un background informático muy destacable. Es cierto que en la universidad tuvimos una clase de nuevas tecnologías, pero tengo que decir en mi defensa mi promoción fue la última en la que ninguna asignatura incluyó en su currículo ni el uso ni la creación de un blog –el moodle no cuenta–. Y en el ámbito del trabajo, mi suerte me ha llevado a academias y escuelas privadas donde la tecnología parece estar missing in combat.


Con este entorno estancado en el tiempo, no es de extrañar que fuera un poco reticente a ver la aplicación práctica (no teórica) del mundo blogspot al aprendizaje de idiomas. Cuál fue mi sorpresa, pues, cuando una de mis amigas de la universidad, que está trabajando actualmente como profesora de catalán a recién llegados en un colegio de l’Hospitalet, me comentó que había creado un blog para su “aula d’acollida” y me pasó el link. Esto me sirvió como una ducha de realidad, pues contrario a lo que yo creía, gente de mi alrededor se ha renovado y modernizado.


Hay muchas formas de explotar un blog. Mi amiga se ha aprovechado de las ventajas que proporciona la parte online del asunto, ella cuelga videos y actividades y los alumnos las tienen que contestar. Sin embargo, no se explotan las ventajas de la web 2.0, pues no hay interacción de los estudiantes. Yo pienso que una no tiene por qué quitar la otra, y seguramente, la mejor manera de explotar este recurso es aprovecharse de las dos funciones. ¿Qué pensáis vosotros? Y ya que hablamos de blogs, aprovecho para añadir que navegando por la página de Todoele.net –os la recomiendo– he encontrado una serie de enlaces que te redireccionan a blogs (y a recursos altamente interesantes) relacionados con la enseñanza y aprendizaje de E/LE.

http://www.todoele.org/todoele20/


Como conclusión me gustaría empujaros a la reflexión, ya que aunque está claro que los docentes deben reciclarse o morir, también hay que observar que han sido muchos los años durante los que hemos aprendido lengua sin blogs y que (más o menos) nos ha funcionado. Estoy de acuerdo en que Internet nos ofrece una serie de posibilidades de las que los libros impresos carecen, y es nuestro deber aprovecharlas. Ahora bien, ¿es necesario crear un blog? ¿Creéis que los estudiantes lo aprovechan de verdad? ¿Sería más útil crear un Virtual Learning Environment con unas connotaciones que se alejaran del formato de “diario personal”, para evitar clichés? Y más apocalíptica, ¿está la clase tradicional, carente de proyección cibernética, condenada a la extinción?


A mi me parece que en un mundo 2.0 donde podemos sentirnos empequeñecidos por tanto boom informático, la pregunta que se deriva de todo esto es “to blog or not to blog (that is the question)”.

1 comentario:

  1. Qué interesante tu entrada. Las preguntas que realizas me hacen reflexionar. Sobretodo aquella que dice relación con la extinción de la clase tradicional. Yo creo que frente a este boom de las TIC estas son preguntas que sí o sí debemos hacernos. Ahora bien, creo que lo importante es pensar cuál es (o cuáles son) el objetivo del proceso de enseñanza-aprendizaje. Él determinará los medios que debemos utilizar para trabajar. Algunos serán más adecuados para el uso de las TIC y otros requerián de una clase "normal" en donde solo se encuentren los alumnos y el maestro.

    ResponderEliminar