Y si fuera posible...


Cuando se piensa en el sistema de educación en un continente como África, la imagen que uno tiene suele ser así:





¿y si fuera posible, no seria mejor remplazar esas percepciones con éstas?




¡Si que es posible!

La tecnología cambia la forma de percibir nuestro mundo: cómo trabajamos, estudiamos y aprendemos. Normalmente, asociamos la tecnología con la riqueza, la modernización, la juventud y el Primer Mundo. Pero ¿qué pasaría si pudiésemos aplicar la tecnología dentro de los entornos de aprendizaje en los países del Tercer Mundo, como África? Ahora se puede: la lucha para libros de texto, cuadernos y lapices, y tiza y pizarras ha empezado a cambiar poco a poco. Bienvenidos a la época del Kindle e-reader y del iPad.
La puesta en practica de las TIC en África ha iniciado un cambio radical en cuanto a la manera cómo aprenden los niños . Les dan la oportunidad a desarrollar las habilidades naturales de aprender, leer y escribir. Lo que es más, aprenden a escribir a máquina, una herramienta imprescindible hoy en día, que fomenta las competencias tecnológicas.
Varias organizaciones mundiales, como worldreader.org, han puesto en marcha unas campañas que proporcionan y promueven el Kindle a escuelas en África. Esta organización pretende entregar una “biblioteca” de libros digitales en mano a cada familia ¿ Por qué? Porque los alumnos tienen la oportunidad a leer no sólo un libro, sino también 1 500 libros y más. La dificultad en adquirir libros de texto termina aquí con un sólo aparato. Además, el alumno puede utilizarlo como diccionario, tesauro y enciclopedia y para acceder al Internet. A través de tener acceso a un fuente de información, el alumno y su familia tienen más posibilidades para alfabetizarse y así, la oportunidad para aprender es infinita.



Si queremos hablar del aprendizaje infinito y de la oportunidad, hay que hablar de la revolución, la cual es el iPad. Puede ser que sea la solución para alumnos de países del Tercer Mundo. El iPad promueve el aprendizaje audiovisual, la lectura y la escritura mediante un numero infinito de las apps que ofrece, no sólo para alumnos sino también para profesores. De hecho, es así como se tuviese 'el aula en el bolsillo.'

El porcentaje de niños que son analfabetos es demasiado alto y mediante estas apps, podríamos empezar a mejorar esta situación. Existe el argumento dentro del mundo de formación que una de los problemas claves del iPad es que niños van a aprender escribir a máquina en vez de escribir a mano. Sin embargo, Apple ya tiene esto bien planeado. Por medio de un estilo eléctrico y apps que se les enseña a escribir, pueden aprender a escribir con un bolígrafo que nunca se agotará de tinta. Así, les proveemos con las herramientas adecuadas para nuestro futuro tecnológico que sigue avanzando diariamente. Este 'aula en el bolsillo' posibilita al alumno la oportunidad de aprender constantemente, dondequiera que se vaya, sólo, con su familia y amigos o en clase, en cualquier momento. En países donde un aula o una escuela constan de una pizarra bajo un árbol, el iPad se convierte en el aula virtual. Con la ayuda de organizaciones como iSchools, The Shuttleworth Foundation y worldreader.org, las TIC y la educación en países del Tercer Mundo se convierten en una realidad. Consideramos que el valor de las TIC pueda ser la tendencia del futuro; un futuro en que hay una generación alfabetizada que pueda alcanzar un futuro más allá de sus circunstancias.

Comentarios