3 de diciembre de 2007

Me ha parecido interesante hacer incapie en la extraña dificultad que entraña enseñar español a alumnos con lenguas de origen muy similar al español. En la actualidad trabajo en varias escuelas privadas especializadas en Español como Lengua Extranjera en Barcelona donde tengo estudiantes de nacionalidades muy concretas y muy dispares. Concretamente se juntan en el mismo aula nacionalidades tan diferentes lingüísticamente como suecos, japoneses y chinos, por un lado, y brasileños y franceses por el otro. Este hecho me obliga a preparar mis clases con detenimiento ya que se van a crear dos ritmos paralelos en el aula , uno muy acelerado y el otro muy lento.
En este caso me voy a centrar en el primero debido a la similitud entre la lengua de origen y la lengua meta y la oportunidad que nos dan las TIC de mejorar el aprendizaje sobre los falsos amigos entre lenguas similares y del hecho de que hay más de los que nos imaginamos y en muchas ocasiones no los detectamos y por ese motivo es difícil de filtrarlos o reconocerlos y dan una explicación en el momento preciso para que no queden dudas entre ambos significados.
Este vídeo es un ejemplo de las diferentes presentaciones que podemos hacer para ilustrar este rasgo lingüístico de la manera más inteligible mostrando la correlación de imágenes que nos dan el significado sin metalenguaje. Y por otro lado mostrar y hacer entender a los estudiantes de lenguas similares al español como portugués, italiano o hasta francés que también tienen cierta dificultad de aprendizaje aunque basada en otros rasgos más sutiles pero no por ello menos importantes, como la pronunciación y la entonación propia de cada lengua al igual que el uso común de un vocabulario similar pero no exacto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario