7 de abril de 2013

SCRABBLE : del tablero a la pantalla





Aunque los métodos de enseñanza hayan evolucionado a lo largo de los años, es evidente que algunas prácticas de los antiguos enfoques aún siguen con nosotros en las aulas de la enseñanza de lenguas extranjeras (LE). De este modo, me gustaría hacer referencia al enfoque léxico que gira en torno a la enseñanza de lenguas poniendo el énfasis sobre el léxico, un elemento imprescindible en el aprendizaje de lenguas.


Para este blog, quiero hacer hincapié en un juego que no es en ningún sentido nuevo pero a la misma vez, puede que haya sido percibido solo como una forma de recreación sin que se le reconociera su valor educativo y su empleabilidad en el aula. Scrabble es un juego de palabras en el que puede participar varias personas que van tomando turnos y construyendo palabras con siete letras aleatoriamente seleccionadas. En el tablero en la que se forman las palabras, hay cuadros, algunos con puntos alocados y otros no. El principal objetivo del juego es construir tantas palabras como sea posible y a la misma vez intentar ganar el máximo número de puntos para ganar el juego.


Años después de la creación del Scrabble físico, se lanzó el Scrabble versión en línea que se juega en línea (mayoritariamente en Facebook) potenciando la participación de gente que habla distintas idiomas y que proceden de diferentes países del mundo. Esta versión en línea sigue las mismas reglas del juego físico solo que se hace todo en línea desde un ordenador, aparato que utilice Android, Smart phone, etc. que tenga conexión a internet.

Para mí, la adaptabilidad de este juego a la enseñanza de LE está fundamentada en la co-construcción de conocimientos partiendo de los andamiajes de los jugadores como menciona Esteve (2002), sobretodo, debido a que los jugadores pueden construir sobre palabras ya creadas por sus oponentes. Con este juego los alumnos de español  pueden interaccionar a través del juego con hablantes nativos puesto que disponen de la opción de elegir el idioma en que quieren jugar. A la vez que reconozco que este juego no implica mucho en la comunicación como la propugnan los defensores del enfoque comunicativo,  mantengo que puede contribuir a la puesta en práctica de vocabulario ya aprendido y también al aprendizaje de nuevo vocabulario que siempre ocupa un rol importante en la enseñanza-aprendizaje de LE.


Ahora que este pasatiempo favorito familiar ha pasado de ser exclusivamente un juego de mesa a presentarse en las pantallas de nuestros aparatos electrónicos, vamos a ver cómo podemos utilizarlo en nuestras clases de ELE.

                                                                    Referencia

Esteve Ruescas, Olga. «La interacción en el aula desde el punto de vista de la co-construcción de conocimiento: un planteamiento didáctico», en MECD La lengua como vehículo cultural interdisciplinar. Madrid: Instituto Superior de Formación del Profesorado (Colección «Aulas de verano» pp. 61-82), 2002.


Creative Commons License
SCRABBLE: del tablero a la pantalla is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada