Mondly - Aprende idiomas gratis

Mondly es una aplicación producida por ATi Studios para el aprendizaje de idiomas que está disponible en Google Play. Cuenta con 33 idiomas de interfaz y con más de 25 millones de usuarios según su página web.

- Puntuación según 70 496 usuarios: 4,7
- Tamaño de archivo APK variable: 31.32 Mb (android)
- Instalaciones: 1 000 000 - 5 000 000
- Compras integradas: 4,99 € - 89,99 




También está disponible la versión para niños mondlyKIDS.
- Puntuación según 1 736 usuarios: 4,4
- Tamaño de archivo APK variable: 34.14 Mb (android)
- Instalaciones: 100 000 - 500 000
- Compras integradas: 7,99 € - 47,99 




En ambo casos, los nombres que tienen las aplicaciones en Google Play no coinciden con los nombres originales que aparecen tanto en la página web como en las aplicaciones.





Mondly



Después de que se instaló, la aplicación no se abría las primeras veces. Al cabo de unos cuantos intentos, Mondly funcionó con normalidad.



Cuando el usuario es nuevo, es necesario escoger el idioma de interfaz. Como decía al principio, Mondly ofrece hasta 33 idiomas de interfaz diferentes. En la imagen de arriba tenemos el ejemplo de la interfaz en japonés y en inglés.

Escogimos el inglés como idioma de interfaz porque es un idioma que casi todos conocemos. De esta manera, las siguientes capturas de pantalla serán fáciles de entender, ya que tomamos el papel de un aprendiz anglófono principiante para analizar la aplicación.

A parte de elegir el idioma de la aplicación, en este paso de la configuración también se escogen la lengua que se quiere aprender y el nivel en el que se quiere empezar para luego seguir con el tutorial. También, a pie de página, está la opción de crear una cuenta o iniciar sesión con alguna cuenta existente.


Desde el principio, se ve que el enfoque en el que se basa la aplicación es estructuralista o de gramática-traducción.


También ofrece aspectos interesantes como la organización diaria del aprendizaje, competir con amigos y la opción de escoger temas de interés a través de los cuales articular el aprendizaje. Sin embargo, todo se trata de repetición y memorización tal y como se señala en "desplázate a través de los días y haz nuevos ejercicios para repetir palabras".


Como mencionábamos en la especificaciones, la aplicación incluye compras e incluso una promoción de siete días gratis a través de la activación del periodo de prueba gratuito. Eso sí, aunque este periodo de prueba se puede cancelar en cualquier momento, es imprescindible suscribirse e introducir los datos de nuestra tarjeta de crédito para poder acceder a las funciones de pago de la aplicación. No hemos activado el periodo de prueba porque siempre nos olvidamos de cancelar las suscripciones y acabamos pagando al menos un mes de algo que no necesitamos.


Mondly ofrece "rápida absorción de vocabulario básico en el menor tiempo posible", "práctica en situaciones de la vida real", y se describe como "divertido y fácil" con la promesa de que "hablarás un nuevo idioma en tiempo récord".


Llegan los primeros ejercicios de gramática-traducción al estilo Rosetta Stone, pero primero, algo de vocabulario.
"Coloca la palabra en la respuesta correcta". En este caso, tenemos la palabra coffee y cuatro opciones posibles -café, zumo, vino y té-, cada una acompañada de su imagen respectiva. Al acertar la palabra, una carita feliz nos dirá que hemos acertado y debajo aparecerá el botón de continuar para seguir con los ejercicios.



Los ejercicios con imágenes van variando como se puede ver en la imagen de arriba, pero siempre con el objetivo de que alumno aprenda léxico mediante un enfoque centrado en la traducción.


Más adelante, cuando el alumno interioriza o debería de haber interiorizado el vocabulario anterior, empiezan los ejercicios de gramática-traducción. La premisa es "Traduce esta oración". El alumno debe traducir lo que está en inglés arrastrando los componentes equivalentes en castellano de la oración I drink coffee hacia el recuadro en el orden correcto.


Para que sirva de ejemplo, ordenamos los componentes de la oración en castellano de manera incorrecta. Cuando el alumno falla, obtiene una carita triste y la respuesta correcta donde se resaltan los elementos incorrectos.


Luego, el alumno continúa con ejercicios de elección múltiple basados en el léxico y la gramática que ha estado trabajando, en este caso, seguimos con I drink coffee. Es un buen ejercicio porque se mantiene la estructura sintáctica de sujeto + verbo + complemento directo, este último en forma de vocabulario trabajado previamente, sea té, café, vino o zumo.


Al finalizar la serie o secuencia 1, la aplícación arroja un mensaje de ánimo en forma de Lesson completed! a modo de refuerzo positivo. En la tercera imagen empezando por la izquierda, tenemos el puntaje obtenido tras la compleción de la serie de ejercicios. Debajo de la foto del cerebro, que tiene un punto azul que parece señalar el área de Wernicke, vemos un círculo con el tiempo que nos ha tomado completar la serie (2'), la cantidad de palabras (9) y la cantidad de frases aprendidas (4).
En la siguiente imagen, encontramos una línea de tiempo que abarca los últimos siete días incluyendo el actual y que muestra la puntuación diaria. En nuestro caso, dado que empezamos a utilizar la aplicación ese mismo lunes, el marcador de todos los días anteriores es cero. Además, debajo de la línea de tiempo, hay una clasificación de los usuarios según su puntuacuón. El usuario OldWolf está en el primer lugar con 11 491 puntos, seguido de Gonzo con 5 817 puntos. Nosotros, con la friolera de 12 puntos, nos encontramos en el puesto 1 887.
Volvemos con el área de Wernicke. Como pudimos apreciar en las imágenes de los ejercicios de gramática-traducción anteriores con I drink coffee, el texto escrito viene acompañado de su respectivo texto auditivo. Según la Wikipedia, el área de Wernicke decodifica el lenguaje hablado y el área de Broca procesa la gramática. Parece ser que estos ejercicios de gramática-traducción con texto escrito y auditivo no han sido producto del azar, sino de la premeditación de los creadores de la aplicación.


Aquí tenemos un menú con Hello (ejercicios), Daily Lesson (lección diaria), Chat bot (algoritmo de conversación o IA) y Core Vocabulary (vocabulario básico)

Daily Lesson ayuda al estudiante a organizar su aprendizaje. En las pestañas superiores, vemos Daily Lesson, Weekly Quiz y Monthly Challenge con una cuenta atrás cada uno.


Ahora pasamos a una de las funciones más interesantes y atractivas de la aplicación, la oportunidad de interactuar con un bot. Aunque más que interactuar a secas, lo que divierte es bullear al bot o trollearlo con frases del lenguaje coloquial a ver qué responde.


Algo positivo del bot es que se pueden activar y desactivar las traducciones y se puede usar el reconocimiento de voz o el teclado según se prefiera. También hay dos burbujas con posibles respuestas que aparecen debajo del cuadro de diálogo.
En estas primeras tres imágenes utilizamos el reconocimiento de voz para presentarnos a nosotros mismos con el nombre de Kunta Kinte. El bot no tuvo problemas a la hora de reconocer e identificar el nombre como válido. Lamentablemente, no pudo identificar la siguiente frase sacada de los Simpsons: "encantado, encantadote".
En la tercera imagen, vemos que nuestra frase "yo sé que tendría que tomar poquito, pero bueno" pronunciada con acento argentino da como resultado "Josep que tendría que tomar poquito pero bueno". El bot no decepciona por ser insensible a las diferentes variedades, sino que sorprende por haber podido procesar correctamente el "que tendría que tomar poquito pero bueno". Esto quiere decir que el bot da bastante juego y que, si se le habla bonito, responde.



Ahora, pasamos al uso del teclado para chatear con el bot. Seguimos con los dialectos y le lanzamos a nuestro querido bot un "qué tul", que viene a ser "qué tal". El bot responde adecuadamente y nos venimos arriba con un "cómo está esta chocolocaaa", pero nos responde con su incansable "No entiendo".
Para retomar el hilo de la conversación, decidimos escribir "me llamo..." en lugar de lo anterior, pero nos damos cuenta de un detalle: cuando el bot no reconoce lo que se escribe en el chat, el texto escrito no desaparece; en cambio, cuando el texto escrito resulta válido, desaparece del cuadro de redacción para que podamos seguir escribiendo más cosas. Nos parece algo que, aunque parezca aleatorio, es muy útil para los alumnos porque así no tienen que reescribir por completo lo que querían decir, sino que pueden ir modificando sus textos hasta que el bot los entienda, casi como en la vida real.


Lamentablemente, perdemos los estribos con nuestro querido bot y lo atacamos con improperios como el "La que te parió!" que aparece en la imagen de arriba. Pero el bot, después de pedir que repitamos  porque no entendió, arroja un "Encantada" porque sí. Esto revela que la interacción con el bot no sirve para mucho más que para divertirnos como podamos.


Volvemos a lo básico y le pido a mi secuaz que se presente a sí mismo con dos fórmulas estandarizadas diferentes, el típico "Me llamo Roberto" y el popular "Mi nombre es Roberto". Curiosamente, en ambos casos, el bot no acierta a entender la presentación de mi apreciado esbirro en un primer momento, pero luego procesa el input adecuadamente y le contesta con el eterno "Encantada, nice to meet you". Consideramos positiva la inclusión de las posibles respuestas con un emoticono que indica qué tipo de connotación presenta cada una, ambas, en este caso, positiva. Además, nuestro subalterno puede tocar el icono de escucha de cada frase para aprender cómo se dicen.


Moderados por una templanza ausente, nos dedicamos a lanzar respuestas que nadie se tomaría en serio y frente a las cuales cualquiera nos respondería con un "¿qué?" o un "¿cómo?" o "¿qué me estás container?". Pero nuestro bot va más allá y se hace el loco.
En la primera imagen, respondemos con un "Divino" al "¿Cómo estás?" de nuestro popular bot, a lo que este responde "No puedo oírla con el ruido". Primero, qué ruido va a haber si lo que le dijimos lo habíamos ESCRITO. Segundo, por qué nos dice "oírla" cuando en las configuraciones pusimos que éramos de sexo masculino. Quizás la interacción con nuestro secuaz Robertito la confundió un poco, pero por qué entonces usa la conjugación formal y en la siguiente imagen vemos que usa el tuteo.
Hablando de la segunda imagen, el bot vuelve a intentar disimular su nivel A1 de español con el infalible "Habla más despacio por favor". En primer lugar, olvidaron la coma antes del "por favor". En segundo lugar, la traducción en inglés del "Habla más despacio por favor" acaba siendo un insípido "Speak slowly" que sólo quiere decir "Habla despacio". Al menos, le podrían haber puesto el "please", por favor.


Intentamos terminar la experiencia de interacción con nuestro queridísimo bot de la mejor manera posible y nos sinceramos con temas y declaraciones personales tan profundas y secretas como "Soy de Perú", a lo que nos responde "¡Qué divertido!". Cómo que "qué divertido", ¡robot insolente!; ¿no ves que en tu traducción al inglés dices "This is great!"?



Queríamos finalizar el análisis con la vertiente lúdico-competitiva de la aplicación. La pantalla Leaderboard cuenta con tres pestañas superiores de información sobre los líderes o usuarios con más puntuación según Países, Puntos y Series. Justo debajo de estas tres pestañas, encontramos otras tres pestañas, dos de las cuales acotan la información al país de residencia o localización (en este caso, España) e incluso a sólo nuestro grupo de amigos usuarios, y una que abarca la información referente a los usuarios de todo el mundo.
Al final, lo que importa es competir y de paso aprender lo que se pueda.




Comentarios